sábado, 3 de febrero de 2018

Clásicos: "Snow crash" de Neal Stephenson - Ciberpunk noventoso de los que ya no se escriben

11:25 Posted by Laura Lauman , , No comments
"Quien no conoce a Dios, a cualquier santo le reza"

Mitra, Cthullu y Charna, cuántos años pasé sin poder tener en mis manos esta novela. Una novela que apenas empecé a leer, años ha, y sólo el primer capítulo me dejó con un hambre y una sed que no pudo saciarse con nada. Sólo la historia completa pudo satisfacer mi apetito, y creo que tendré una resaca literaria de nuevo.

En un mundo futurista, ideado en los años noventa pero que supera en varios aspectos a la realidad actual, Hiro Protagonist, hacker, espadachín, repartidor de pizzas y organizador de conciertos, recibe una pizza con veinte minutos de retraso. Siendo que trabaja para la Mafia, no hay, nunca, un final feliz a menos que se entregue la pizza en media hora o menos tiempo. Este problemita, que termina de forma inesperada, es el puntapié inicial de una historia llena, hasta el borde y más allá, de ideas y un mundo tan realista que casi lo sientes hasta con banda sonora.

Porque hay un virus que está haciendo estragos, tanto en el mundo real como el virtual, y un grupo de personajes, de diversos trasfondos, habilidades y objetivos, no se puede quedar de brazos cruzados. Y por el Panteón Griego, que cada personaje es tan sabroso que daría para una novela de por sí. Hackers, korreos, francotiradores, dones de la Mafia, cantantes y un larguísimo etcétera conviven en este futuro, donde la policía es un servicio privado, los barrios son micronaciones, todo va a mil por hora y te deja sin aliento y con ganas se seguir, seguir, seguir, que luego viene algo más genial todavía.

"Ready player one" es un garabato de nene de jardín en comparación con esto, siendo generosa como madre amorosa. El subidón de adrenalina no te lo sacas más con "Snow Crash". Imperdible.

lunes, 15 de enero de 2018

Libros abandonados: "La última lágrima" de Lauren Kate - Otra vez lo mismo, pero mal hecho

11:00 Posted by Laura Lauman , , No comments
No me rindo, sigo buscando, y eso significa encontrarse con muchas decepciones y continuar, machete en mano, para cortar de cuajo cosas que ya veo para dónde van. Mis décadas de lecturas me permiten olerme ciertos giros y desenlaces, al punto que, en la gran mayoría de las veces, me previenen de perder mi tiempo en cosas que no lo merecen. Como pasó con "La última lágrima".

Bueno, comenzamos medio mal, seguimos medio mal, y cuando llegamos a la escena del choque supe que no iba a mejorar. Algunos nombres me hicieorn rodar los ojos ("Eureka" y "Portadores de la Simiente" ganan sin esfuerzo el segundo y primer lugar, respectivamente). Una historia nada original, con personajes estereotípicos y una protagonista que no aporta nada positivo. Ni un retrato de una suicida más o menos fiel o que ayude a comprender este flagelo, ni alguien a quien me interese cómo le va. Odia a casi todas las mujeres del libro, y hay muchos personajes femeninos. Nada le va bien, nada le agrada, nada es bueno o le hace bien. A las mujeres se las describe por su aspecto, y el interés amoroso es el más sexy del mundo y...

El ritmo es otro tema. Veamos, es una novela en donde protagonista descubre nuevos poderes, y se espera un ritmo acorde. Me aburrí antes que empezase lo interesante, aunque el recuerdo de la noche en que el clima azota la casa de sus padres, con su familia dentro, casi aporta una luz de esperanza. Casi, porque lo aplasta una historia nada original, que estira lo que no importa para que se vea lo malas que son las mujeres alrededor de Eureka, y aburre mucho antes de llegar a cualquier cosa interesante.

Podría seguir, pero prefiero dejarlo aquí para no aburrir.

La misma autora escribió la saga "Oscuros", que sabía que no iba a leer por los elementos que usaba en ella. No veo mejoría ni razón para darle otra oportunidad, al menos no en un futuro cercano.

jueves, 11 de enero de 2018

Libros abandonados: "La brújula dorada" de Philip Pullman - Veinte años tarde

10:44 Posted by Laura Lauman , , No comments
Años después de ver que había salido la primera película (y que no logró el éxito por ser demasiado tibia y no querer ofender a nadie, ofendiendo a todo el mundo), me topé con
el libro en la biblioteca, y me dije que por qué no. No sería la primera vez que leo un libro que es más adecuado para gente de menos años y menos experiencia que yo: a veces hay capas que sólo se aprecian dejando atrás la niñez.

No hubo enganche ni conexión.

Empezando más o menos bien, con un mundo interesante, fue decayendo mi interés con el correr de las páginas. Quizás sea porque está apuntado a gente de un tercio de mi edad, o porque fue publicado en otra década, pero llegó un punto en que me dije que no valía la pena seguir leyendo. El mundo, en este caso, es mucho más interesante que la historia que transcurre en ella y los personajes que la llevan, y ese desbalance no es uno al que le desee dar mi tiempo.

lunes, 1 de enero de 2018

Reseña: "El rithmatista" de Brandon Sanderson - Magia con tiza y mucho jugo

9:10 Posted by Laura Lauman , , No comments
"La puerta dejó de vibrar. Por un instante todo quedó en silencio, y la puerta se abrió de golpe. 
Lilly intentó gritar, pero su voz se quedó atrapada en la garganta. Una silueta recortada por la luz de la luna permanecía inmóvil ante ella, con un sombrero hongo en la cabeza y una corta capa cubriéndole los hombros. Con la mano inmóvil sobre la empuñadura de su bastón, parecía dominar a Lilly con su imponente estatura. 
Debido al contraluz Lilly no podía verle bien la cara, pero había algo horriblemente siniestro en aquella cabeza un poco ladeada y con los rasgos sumidos en la sombra. Apenas un tenue atisbo de nariz y barbilla, iluminado por el claro de luna, y dos ojos que la observaban desde una negrura de tinta.Las cosas pasaron por su lado mientras fluían al interior de la sala llenas de furia, avanzando sobre el suelo, las paredes y el techo. Sus formas blancas como el hueso casi parecían brillar a la luz de la luna. 
Todas ellas eran completamente planas, como pedazos de papel.Todas ellas estaban hechas de tiza. 
Eran centenares, todas únicas, monstruos minúsculos con garras y colmillos, como escapadas de alguna lámina. No hicieron el menor ruido a medida que fluían desde el pasillo, estremeciéndose y vibrando silenciosamente mientras iban por ella. 
En ese momento Lilly por fin encontró su voz, y gritó".

Título: El rithmatista
Autor:  Brandon Sanderson

Saga: Sí (El rithmatista)

Páginas: 440

Editorial: Nova

Precio: $110

Año de publicación: 2015

Año de Edición: Mayo de 2015

Encuadernación: Tapa blanda con solapa

Hay veces en que algo tan simple y cotidiano como ir al supermercado a por las compras de la semana te deparan agradables sorpresas. Pasé la vista por la sección de libros (que a veces, en contadas ocasiones, tienen buenos títulos), y me encontré con esto.


Rauda y veloz, tomé el libro y empecé a hojearlo. Ahí se decidió su destino, y al volver a casa tenía un libro más, de un autor que sé que es de mi agrado y que tiene jugo en sus historias. Me intrigó si sería verdad eso que, en esta novela, Sanderson hace con tiza lo que en otras obras se hace con cristales, magia, hierbas, etc. Y cumplió.

Integridad del dibujo. Este carecía de integridad. No era más que tiza sobre papel, no tenía poder. Joel parpadeó, apretando los dientes. A veces odiaba la rithmática, que se centraba exclusivamente en la lucha y el conflicto. ¿Por qué no se ocupaba de algo útil?

La historia de protagonista que ansía ser de X clase, pero no puede porque la vida se lo impide, no es rara. Sanderson agarra ese concepto y lo vuelca en un mundo mechanic punk donde los trenes de alta velocidad son impulsados por resortes, Estados Unidos es un montón de islas, y lo más parecido a la magia se hace con tiza.

—La persona más peligrosa no es aquella que pasó su juventud abusando de los demás. Esa clase de gente se vuelve perezosa y a menudo está demasiado satisfecha con su vida para ser realmente peligrosa. En cambio, quien pasó su juventud padeciendo los abusos de los demás… Cuando esa persona adquiere un poco de poder y autoridad, suele utilizar su posición para convertirse en un tirano a la altura de los peores señores de la guerra que ha habido en la historia.

Ya desde el primer capítulo se puede apreciar que Joel, el protagonista, ansía ser ritmathista y le duele no serlo. Vive en una de las ocho academias nacionales de ritmáthica, debido a lo que su padre hizo por la disciplina, con su madre trabajando de limpiadora y él estudiando... a su manera. Pero eso no le impide hacer algunos malos movimientos para poder estudiar ritmáthica, aunque sea sólo la teoría, porque no tiene poder para hacerlo en la práctica. Y por sus acciones y azares del destino, termina en el mismo grupo que Melody, una ritmathista talentosa pero con poca autoestima en sus habilidades.

—Tanto potencial desperdiciado. 
—Me aburría —protestó Joel—. Quiero decir que, bueno, yo quiero aprender sobre rithmática, no sobre política. Porque, a ver, ¿cuándo voy a necesitar yo saber teoría política del gobierno? 
—No lo sé —dijo Fitch—. Puede que ahora mismo. 
Joel torció el gesto. 
—Y la cosa no acaba en eso, claro está —intervino Fitch—. Joel, muchacho, la escuela consiste precisamente en aprender a aprender. Si no practicas el estudiar cosas que no te gustan, te encontrarás con muchas dificultades en la vida. ¿Cómo quieres llegar a ser un gran rithmatista e ir a la universidad si no aprendes a estudiar cuando no te apetece hacerlo?

Los tizoides, seres hechos de tiza y de origen desconocido, asechan en una torre que debe tener alrededor brigadas de ritmathistas con abundante munición de tiza, para que no escapen y se devoren a la humanidad entera. Pero por supuesto que el statu quo no quedaría así para siempre, y los ataques de tizoides empiezan a brotar, generando el pánico en madres y padres, que quieren sacar al alumnado de las academias y mantenerles en sus hogares. Y eso funciona tan bien como se supone.

Una gran parte de la vida se reducía a decepción. Joel se preguntaba muchas veces cómo era posible que la humanidad tuviera tanta capacidad de aguante, y si los escasos momentos en que las cosas iban bien realmente compensaban todo el resto. 

Joel tendrá que aprender a ver las cosas desde otro punto de vista, y considerar que, quizás, sus acciones no son las más adecuadas, y sus metas quizás no estén a su alcance... no de la forma en que espera alcanzarlas, al menos.

La edición del libro también es interesante: además de ilustraciones con explicaciones al inicio de cada capítulo, hay dibujos dentro de los mismos capítulos, que muestran las sutiles (y no tan sutiles) diferencias entre ritmathistas. Agregan dimensión a la historia, y te hacen comprender mejor cómo es esta sociedad, este mundo y esta historia.

Seguiré con la saga, sin dudas.

Nota final: 8,5/10

martes, 19 de diciembre de 2017

Libros abandonados: "Los que reptan" de John Shirley - Buenas criaturas, mal ritmo

13:03 Posted by Laura Lauman , , No comments
Los comentarios parecían prometedores. El arte de tapa era interesante. El primer capítulo me dejó con ganas de mucho, mucho más. Y entonces empieza la historia de algo que ya he leído, muchas veces, contado de formas superiores a esta.

Es una pena, porque quería darle una oportunidad, y se la di, por más de cien páginas. Llegué a un punto en que salté al final para ver si esas criaturas hacían algo interesante, además de comenzar un proceso ya tratado en "El color que cayó del cielo" (H. P. Lovecraft), Los Tommyknockers (Stephen King) o "El árbol de saliva" (Brian W. Aldiss sin duda se "inspiró" en Lovecraft casi al pie de la letra). La lenta conversión del pueblo a "otra cosa" debido a algo que cae del cielo y que no es de este mundo. El comienzo genial, que te deja ansiosa por saber qué sigue, pronto se disuelve en un mundo que no termina de arrancar, y que deja que una lenta apatía se apodere de la narración.

Es una pena enorme. Daba para tanto y el ritmo hizo que el entusiasmo durase cien páginas, siendo muy generosa. No creo que lo vuelva a leer: hay otros autores, y otras novelas, que merecen más mi tiempo.

Fotoreseña: "Wires and nerve" de Martissa Meyer y Doug Holgate

11:33 Posted by Laura Lauman , , No comments
Fue "comprame" a primera vista.

Paseando por la ciudad, entro a una librería en busca de un regalo, y me encuentro con esta belleza. Tapa dura, autora de mi saga favorita, tomo que pensé que no estaba en el país todavía, y tenía plata para llevármelo. Ni lo pensé.

Volviendo a casa, pude por fin hojearlo. Adoro la edición, la tapa dura bien hecha, los bordes de página naranja, los personajes con un estilo que, si bien no es el que esperaba, logran su cometido. Y la historia se sabe cómo termina, sí (transcurre antes que algunos cuentos de Stars Above), pero lo interesante es cómo transcurre. Y en quién se pone el foco.

Iko misma lo hace notar: pese a que Levana ha sido derrotada y la legítima reina está en el trono, no se le ha dado a ella la importancia que merece. Hasta hay androides conmemorativos (tan similares como las copias "legales" de un producto similar, pero no igual) de todo el equipo, menos de ella misma. Y eso es una injusticia.

Hay nuevos personajes, algunos que aclaran detalles de la saga, mientras que otros se introducen para poder darle a Iko el foco que se merece, Monesvol. Que es una andriode genial, y tenga los reparos que tenga para con los derechos de las máquinas (o lo que hoy en día se conoce como tales), reconozco personajes geniales cuando les veo, y ella se ha ganado el título a pulso. Y en este tomo demuestra cuán genial es, yendo tras las manadas de soldados-lobo modificados que asolan el planeta Tierra, poco después del tratado de paz con Luna.

Cinder tiene otras personas para ayudarle, y se necesita a alguien que pueda encargarse del trabajo sin romper el tratado. Iko es ideal. Ni lunar ni terrestre, posee unas habilidades que no utilizó tanto como se hubiese deseado en la saga principal. Sigue queriendo ir a bailes, usar vestidos bonitos con zapatos a juego, coquetear con hombres bonitos y bailar con el emperador Kai, y algunos de sus deseos se cumplen, de forma inesperada.

Este es el primer tomo de una serie, que lleva dos tomos hasta el momento (el siguiente se publicaría el año que viene), y me he quedado enganchada. Es en estos momentos en donde se comprende que no se requiere alcohol para tener resaca, sino la falta de algo que le da sabor a tu vida (en vez de destruirla). Esperaré con ansias el siguiente tomo.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Libros abandonados: "El proceso" de Franz Kafka - Demasiado parecido a un pasado al que no quiero vovler

12:48 Posted by Laura Lauman , , No comments
Hay libros que son geniales, y que simplemente no son para ti.

Este es el caso con este libro de Kafka, escrito en 1914, poco antes que estallase la primera guerra mundial. Un pobre hombre resulta ser procesado por un crimen que nunca se aclara, y está rodeado de personas incompetentes, corruptas, que no piensan o que no tienen ganas de pensar. Y fue triste darme cuenta que este escenario es demasiado parecido a partes de la vida de mi familia que quiero (queremos) no volver a sufrir.

A las pocas páginas comencé a sentir algo parecido a la náusea, reconociendo en los dos hombres que vienen a por el protagonista a personas reales con las que tuvimos la desgracia de tratar. Personas que no merecían el puesto en el que estaban, gente estúpida, agrandada, mediocre, que no piensa ni le importa pensar, irrespetuosa y que se vuelve agresiva cuando le pides explicaciones o que se comporte como persona decente, prepotentes y, en una palabra, nociva. Esa que no ayuda sino que estorba.

La sensación iba hacia una intensidad que no me gustó, así que lo dejé de lado. No eres tú, Franz, soy yo.